jueves, 30 de octubre de 2003

no hay nadie tan importante que valga la pena que yo le mienta