jueves, 30 de octubre de 2008

Luz

Y un llanto de luz lo cegó por completo, sin poder cerrar los ojos caminó por la barandilla del viejo navío y se enfrentó al peligro sin miedo. En medio de un océano de confusas acciones increpó al viento con facón en mano y se estremeció la tripulación que le temía y lo admiraba. Pocos hombres se animan a pelear con Poseidón, pocos son tan valientes o tan locos, pensó el grumete que ya se sentía viejo. Nunca vi nada igual, suspiró el polizón escondido entre arrumacos secretos.
El sol casi se extinguía en la tarde inocua y pacífica, en el bamboleo del barco solitario aquellos ojos derramaron lágrimas al mar, que se confundían entre sombras de pensamientos ajenos en la tarde diáfana. Lloró lágrimas de luz mientras avanzaba la oscuridad.
...
..
.

martes, 28 de octubre de 2008

...de vuelta

Tomó su valija, infló su pecho, gritó o profirió un leve grito en forma de paloma y se marchó por la calle repleta de transeúntes que lo ignoraban al igual que la suerte que echada lo convidaba con algo de indiferencia y monotonía. Es un juego, eso es vivir, es como un juego con reglas poco claras, es como jugar con un boomerang subacuático: logramos frustrarnos cuando no aceptamos la densidad.
Bellas historias quedaron relegadas para otros tiempos en lejanos lugares de atmósferas tibias; sin embargo, pese a todo y ante todo, volvías con la cabeza gacha, la espalda encorvada, las tristezas intactas y lo que pesaba no era la gran valija sino las circunstancias.
Tomar por la calle más larga del mundo, que nunca nos deja en casa, porque los subterráneos en Buenos Aires son insignificantes como la rabia que nos da sabernos con prisa. Eso le falta a esta ciudad, querido amigo, eso le falta, una nueva gama de rojos, de carmines de fuego puro y sensación de oropeles, pero nos han condenado al gris, a la plata y eso es con aires de nostalgia; el frío de la plata, del reflejo pálido, cuando aspiramos al dorado bello y frondoso.
Llevo una pisca de ilusiones nuevas por alguna parte, algo, algo queda, y un poco de canto inflama la esperanza de que mañana sea mejor, mera comparación con otras cosas, con otras sensaciones, con tristes sentimientos.
Me dieron ganas de fumar nubes bajo el agua, otra vez esa sensación cuasi adictiva… maldita la hora en que descubrí los universos paralelos.
Las estaciones de subte iban quedando atrás, los pasajeros subían y bajaban, nadie dijo nada, la despedida…

…hasta dentro de un rato…

Detesto algunas fotos, sobre todo las digitales, les falta el soporte palpable, quisiera dormir bajo un árbol frondoso en medio de la nada remota.

Nos despedimos por un rato… buen viaje amigo… buen viaje y cuídate, acostumbrado a cruzar el charco olvidas las peligros que ellos traen aparejados… no, no, no son peligros visibles, claro que no, me refiero a los peligros que logran las piedras imanes y las sirenas del río de la Plata, a ese virus contagioso de nostalgia y tango que de tanto en tanto te vuelve a acomodar el corazón no sin hacerte piantar una lágrima…

Te olvidaste como siempre alguna cosa, es que así son los artistas, olvidadizos por oficio…
Yo saldré a caminar como siempre en el deseo por Palermo, sin agradecer a cierto prócer (yo no lo considero prócer, pero solo por pelear) los beneficios que nos ha dejado habiendo plantado árboles hermosos.
Hablando de fumar, te has dejado los cigarrillos
Comenzaré a pintar unas alas…

“¿señor, el equipaje estuvo con usted en todo momento?”preguntó una morocha con cara de no saber soñar.
No fui simpático con el fontanero, dice que al menos deberé soportar la humedad por un mes, pero que lo positivo de esta tragedia doméstica es que ha ocurrido en primavera, cercano al verano, sólo queda aguardar en medio de tanta humedad…….. café la humedad…. No has escuchado ese tango… ya sé que no tengo paciencia.
Se sentó con ilusión de comodidad, pero todos sabemos que los asientos son cada vez más incómodos, algunos culpan al petróleo, yo no sé. Acomodó su cuerpo en el asiento cercano al ala y se dispuso a soportar las horas sin pensar demasiado
Sobre el rugido de unas turbinas que quemaban combustible sin vergüenza, alguien lloró, alguien dejó rodar ciertas lágrimas, alguien, tal vez tu, lloró un arlequín.

sábado, 25 de octubre de 2008

Rubí


Sólo podía sentir esa angustia que se le acomodaba en el pecho y subía desde las entrañas. Algo lo invitaba a jugar y enjugar lágrimas distintas al resto. Sentía que todos deseaban sus lágrimas como si fueran gemas preciosas. Intentó no llorar, simplemente por el capricho de sentirse libre e independiente, pero bien sabía que no era cierta, que no era libre, que la independencia era semejante un sueño ridículo y sin sentido.
Una voz sonora y profunda lo invitaba a lloraba nuevamente, por eso corrió por un pasillo de deseos profanos y quiso por algunos instantes guardar sus lágrimas, dejarlas dentro en forma de posesivo sentimiento único.
Quiero tus lágrimas, decía esa voz que hacía temblar los pechos ajenos. Quiero esa lágrima brillante y limpia…
No pudo evitarlo, se encontró cercado por la severidad de la voz y la necesidad del deseo y sucedió lo inevitable; una gota húmeda y brillante rodó por su mejilla, mientras la voz se corporizaba y le robaba de a uno el rubí que caía a borbotones.

miércoles, 15 de octubre de 2008

200 palabras




El joven que lloraba flores en ciertos días con ciertas temperaturas, penaba bajo un árbol frondoso que lo cobijaba en su sombra envolvente y diáfana.
Lágrimas de flores caían por sus mejillas enrojecidas.
Nadie más en aquel pueblo de pocos habitantes lloraba con aquellas lágrimas, por lo que era objeto de todo tipo de comentarios, pero él bien sabía que había estadísticas (las hay para todo) por eso quiso encontrar a otro llorón con flores en los ojos para no sentirse tan solo, tan abandonado por la realidad que le dolía y mucho. Sabía que luego vendrían otro tipo de comparaciones: el tipo de flores lloradas, los colores, los tamaños, los tiempos en que abría el capullo, sin embargo, quiso, deseó con ardiente deseo no ser el único ser en el universo que llorara flores en días nublados.
El llanto florido se difundió por la región, con los inconvenientes imaginados. Hubo regiones, rincones y días plenamente floridos y otros en que los desiertos lo hacían todo insulso y monótono.
Toma esta flor o esta lágrima, y comparte eso que se escondió a la vuelta de un recodo, cerca o lejos, dijo el joven detrás de una flor radiante y pura.
...
..
.

jueves, 9 de octubre de 2008

como sol.... como luna....



Y es que debía ponerme al día, al corriente, estar atento y actualizado con lo que pasa a mi vida a mis sensaciones a determinados sentimientos que pueden comunicarse, porque es mentira que todos los sentimientos se comunican. Solo algunos son compartidos, solo algunos son manifestados a los otros. Y así me batía entre la pesadumbre de la existencia, saberme, sentirme, intuirme siendo sin remedio, aun a mi pesar. Ser y pretender un rumbo. ¿acaso todos tenemos vocación de capitanes de navío?
Quise escapar de la sensación de ahogo, quise ser otro y al mismo a la vez pero más liviano, con menos historia y menos historias. Quise ser un personaje de una novela de Tolstoi o simplemente el decorado de una puesta infantil. Quise ser otro, con otra sombra, con timbre de voz, tal vez otro sin sonoridad, porque por momentos el silencio juega de aliado y alguna vez soñé un sueño extraño en donde las sombras y los silencios se perseguían y disputaban siendo enemigos. Y Grité!!!
Y reí sin emoción
Seco el hombre con repetitivo latido que ya no quiere ser. Harto el ser primordial que late en mí, ya no puede ser.
Y entonces nos dormimos en el deseo de conquistar oropeles y el cuero curtido de andar nos evitaba ciertas sensaciones molestas, pero que incluso molestas se extrañan.
Lo esencial… que es esencial: vida.
Tomamos un café aquella noche sin brisa y la pasamos genial. Nos reímos incluso sin darnos cuenta, las anécdotas fluían sin remedio. Me dijiste algo que en aquel momento no comprendí, por eso la lágrima tardó en producir su cristalinidad. Me dijiste que en algún momento, sin pretenderlo y sin motivos aparentes seríamos como el sol y la luna.


..

.