viernes, 1 de octubre de 1999

movil

le gustó pelotudear sin razon y jugó a tener una maquina del tiempo, pero esta maquina sólo lograba gastarle el crédito de su vida como con suelen hacerlo los celulares con tarjeta.